Etiquetas

, , ,


Tal vez para muchas personas, la depresión es algo pasajero. Incluso aquellos que son depresivos, terminan siendo marginados por una sociedad que no admite la demostración de debilidades.

Foto de Lisa Chaos

Mientras la persona de éxito es presentada como el modelo social por excelencia, la persona depresiva parece ser todo lo contrario. Pero cambia la perspectiva si empezamos a analizar la depresión como una enfermedad. Si existe una conciencia social de que es así, es más probable que las personas que rodean al depresivo o depresiva le pongan más atención y le den más asistencia.

Hay muchas personas que viven en la depresión sin hacerse notar. Incluso hay quienes lo demuestran, pero son ignorados. En este caso, es necesario que sepas que si eres depresivo, te hagas consciente de que ello es una enfermedad y que por lo tanto puede curarse y que puedes salir de ella. Si tienes pensamientos suicidas, estos no pueden considerarse normales, porque lo natural en el ser humano es querer defender su propia vida. Tu meta es pues encontrar la cura, la cual no puede ser con pañitos de agua tibia ni como curando una gripa. Requieres de una intervención profesional. Tienes derecho a buscarla en donde sea que se encuentre.

Existen en realidad muchas curas para la depresión. Obviamente en nuestro blog no podemos enseñarlas todas, pero poco a poco podemos crear material para que sirva de guía. Recuerda, lo primero es que te hagas consciente de que tienes un mal y que tienes que aprender a convivir con él para erradicarlo.

Algunos de esos tipos de curas se clasifican en los siguientes grupos:

  1. La medicina alternativa: Para confesarte le tengo mucha fe a la medicina tradicional. Lógicamente no todo lo que se vende como medicina alternativa es digna de confianza, precisamente porque puede ser víctima del negocio. Si vives en un país en donde la medicina alternativa no es controlada por el estado o es controlada mal (exigencia de licencias, higiene y demás), debes ser siempre cuidadoso en lo que te presenten como tal. Existen numerosas plantas que tienen efectos antidepresivos. También prácticas como el yoga, la acupuntura, el masaje oriental, la meditación y demás pueden tener efectos curativos si padeces de depresión crónica. También las plantas antidepresivas pueden tener efectos secundarios, así que ten cuidado con las instrucciones antes de iniciar cualquier tratamiento alternativo.
  2. Medicamentos: No te aconsejo que te hagas tus propias prescripciones de antidepresivos. Estos tienen sus contraindicaciones y es necesario que sean recetados por un médico o un psicólogo. Debes tener en cuenta que los antidepresivos pueden generar cambios en la personalidad. De hecho, es eso lo que se busca, pero también pueden hacerte dependiente de una droga. La medicina debe ir acompañada de un tratamiento profesional de manera que no termines siendo un adicto o una adicta a drogas.
  3. Psicoterapias: Se trata de un tratamiento al que te sometes bajo la dirección de un psicólogo o psicoterapista. Para mí es uno de los mejores tratamientos, pues se hace más personalizado y te sentirás más acompañado. El profesional te sabrá dar una guía de acuerdo a las circunstancias que vives.